top of page
Buscar
  • Rodrigo Jaramillo

Lesiones ligamento cruzado anterior

Actualizado: 3 mar 2021

¿Qué es el Ligamento cruzado anterior?

Los ligamentos son fuertes bandas de tejido que conectan un hueso con otro. El ligamento cruzado anterior, uno de los dos ligamentos que cruza por el medio de la rodilla, conecta el hueso del muslo (fémur) con el hueso de la espinilla (tibia) y es clave para estabilizar la articulación de la rodilla.


¿Cómo se producen las lesiones del Ligamento Cruzado Anterior?

Estas lesiones se producen comúnmente durante prácticas deportivas y son el resultado de un fuerte giro de la rodilla, una desaceleración repentina, movimientos laterales o el aterrizaje incómodo de un salto. Otras causas incluyen un golpe directo, caída o accidente traumático. Muchas personas escuchan o sienten un chasquido en la rodilla cuando ocurre una lesión del ligamento cruzado anterior. Es posible que la rodilla se hinche, se sienta inestable y/o que duela al soportar peso.

Según la gravedad de la lesión del ligamento cruzado anterior, el tratamiento puede ser desde descansar y hacer ejercicios de rehabilitación para ayudar a recuperar la fuerza y la estabilidad, hasta requerir de una cirugía de reconstrucción del ligamento. Un programa de entrenamiento adecuado puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir una lesión de este ligamento.

Lesión de ligamento cruzado anterior
Lesión de ligamento cruzado anterior

¿Cuáles son los síntomas de una lesión de LCA?

Al momento de la lesión del LCA, es posible escuchar un "crujido" dentro la rodilla. Habrá dolor inmediato e intenso, inflamación, enrojecimiento y hematomas. A veces el dolor se resuelve relativamente rápido, pero la rodilla puede permanecer inestable y/o con pérdida de rango de movimiento. Continuar las actividades regulares con la rodilla inestable puede causar daño a otras estructuras como los meniscos y el cartílago.


¿Puede una lesión de LCA sanar por sí sola?

Sí; algunas lesiones del LCA pueden sanar sin cirugía, especialmente lesiones incompletas, esguinces o desgarros parciales. Incluso para las rupturas completas del ligamento, el tratamiento conservador (significa que no hay cirugía) puede tener éxito en pacientes que no tienen la intención de volver a actividades deportivas con cargas rotacionales. Sin embargo, la mayoría de pacientes requieren cirugía para restablecer la función normal de la rodilla.


¿Cuál es la forma más precisa de diagnosticar una lesión de Ligamento Cruzado Anterior?

La combinación de una historia clínica detallada, un examen físico completo, radiografías y una resonancia magnética son la clave para el diagnóstico exitoso de lesiones del ligamento cruzado anterior. Debido a que casi la mitad de las lesiones del LCA ocurren en combinación con otras lesiones de rodilla, los estudios imagenológicos, como la Resonancia Magnética, son importantes para evaluar el alcance total de las lesiones.

El Dr. Rodrigo Jaramillo utiliza pruebas de estabilidad como parte de su examen físico para diagnosticar adecuadamente una lesión de LCA.


¿Cuál es el mejor momento para reparar una lesión de LCA?

Los estudios muestran que los pacientes se benefician de comenzar rápidamente con fisioterapia para fortalecer los músculos que rodean la rodilla, particularmente cuando el rango de movimiento es limitado. Generalmente se retrasa la cirugía hasta que el dolor y la inflamación hayan disminuido y el rango de movimiento ha sido restablecido. El momento adecuado de la cirugía lo evalúa el Dr. Rodrigo Jaramillo de forma individual con cada paciente.


¿Cómo se realiza la reconstrucción del LCA?

La artroscopia de rodilla, la cual la realizamos en Bogotá, es un procedimiento mínimamente invasivo que se utiliza para ver, evaluar y tratar un ligamento cruzado anterior roto. La artroscopia también se utiliza para reparar lesiones de meniscos, las cuales son frecuentes cuando ocurre la lesión del LCA. La reconstrucción del LCA implica reemplazar el ligamento roto por tejido extraído del paciente (autoinjerto) o tomado de un donante de tejido (aloinjerto).

El tipo de injerto y la técnica quirúrgica dependen de la gravedad de la lesión, la edad del paciente, el nivel de actividad y las preferencias particulares del cirujano.

¿Cuánto dura la recuperación?

La recuperación de una reconstrucción de LCA toma en promedio de 9-12 meses, incluyendo una rehabilitación completa para restaurar el rango de movimiento, fortalecer los músculos y recuperar el equilibrio. Adicionalmente y como parte de la recuperación, se realiza especial énfasis en la prevención de nuevas lesiones.


¡Programe una cita!

Si necesita un Ortopedista de Rodilla en Bogotá, programe una cita con el Dr. Rodrigo Jaramillo llamando al teléfono 3053696791. El Dr. Jaramillo tiene amplia experiencia tratando problemas de rodilla y se caracteriza por brindar una atención amable, integral y humana.



Comments


bottom of page